3 jun. 2018

¿Oil pulling?, el cuidado bucal más de moda

Seguro que alguna de vosotras ha levantado una ceja al ver el título del post de hoy, como me hubiera pasado a mí hace unos meses, porque seguro que a muchas os sigue sonando a chino esto del "oil pulling", a otras os sonará porque está muy de moda y por último estaréis las expertas "pues vaya novedad".

Hoy os voy a contar brevemente en qué consiste esa limpieza bucal (sí, bucal) y os voy a hablar sobre el aceite que estoy usando y con el que me he iniciado en esta práctica, el aceite dental de Ringana.

Adelante chicas, que os cuento todo sobre esta limpieza de moda que tiene más años que el hilo negro.


No me preguntéis por qué se le llama "oil pulling" a la limpieza bucal con aceites, tal vez porque se ha puesto de moda en Estados Unidos aunque esta práctica higiénica tiene su origen en la medicina ayurvédica, en la India.

A una mentalidad occidental acostumbrada al cepillado de dientes con crema dentrífica súper espumosa nos chirría de entrada la idea de que la boca y los dientes se puedan limpiar con un aceite... y no nos falta algo de razón porque aquí tenemos la primera cosa a tener en cuenta: el uso de aceite no quiere decir que no tengamos que seguir usando nuestro cepillo de dientes, en un momento os cuento la "técnica" pero primero vamos a ver por qué puede interesarnos este tipo de limpieza.

La pregunta que yo me hice antes de usarlo fue, ¿por qué debería ser mejor el usar un aceite que un limpiador jabonoso?, la respuesta es sencilla, parece ser que el aceite "atrapa" las bacterias y gérmenes que habitan en nuestra boca y además cuenta con la ventaja de llegar a sitios que un cepillo no puede hacerlo con facilidad, como debajo de la línea de las encías o en espacios interdentales pequeños. El aceite al ayudar a combatir las bacterias, actúa contra la caries y las inflamaciones. Los aceites habitualmente utilizados son los de sésamo o coco y es este último el más de moda en occidente (y adelanto que no es el que yo uso).

Ringana aceite dental

Por último, como culturilla general, contaros que el modo tradicional de hacer la limpieza con aceites es la siguiente: en ayunas échate al buche una cucharada del aceite y mueve que te mueve por toda la boca empujando con la lengua durante 20 minutazos, luego lo escupes y listo.

Las que me conocéis más imaginaréis que una es incapaz de estar veinte minutos moviendo aceite por toda la boca sin que le dé un ataque de ansiedad o le entren unas arcadas horrorosas, así que yo decidí comprar un aceite bucal que tiene unas características un poco distintas que hacen que su uso también lo sea, ¡el aceite dental para occidentales comodones! (si buscáis esa descripción en una enciclopedia veréis mi foto al lado)

El aceite dental de Ringana es en realidad una mezcla de distintos aceites siendo su base el sésamo, que es el usado tradicionalmente en el ayurveda, pero además contiene menta, cúrcuma, anís, canela, eucalipto o mirra, con propiedades antisépticas, anti inflamatorias o cicatrizantes y también contiene otros ingredientes como el sílice que ayuda a limpiar más eficazmente los dientes .


Es un aceite de color amarillo pálido y olor mentolado no muy fuerte, que hay que agitar bien antes de usar, lo que yo hago de la siguiente manera: primero me limpio con mis cepillitos interdentales (si vosotros no los usáis, saltaros el paso), a continuación debería poner en mi boca una cucharada de té del aceite, como soy una vaga (y un poco rústica) directamente pongo un chorro de aceite en el hueco debajo de la lengua (sólo usé la cucharilla la primera vez para aprender la cantidad necesaria) y entonces empieza el baile del aceite por la boca ayudando con la lengua a que llegue a todas partes, pero este es un baile de ¡cinco minutillos aprox!.

Una vez bien bailado el aceite por toda la boca,  lo escupes... ojito: ¡en la basura o un pañuelo de papel!. Esto que os estoy diciendo y que os puede parecer un poco marranesco (y me lleva a preguntarme ¿estaré dejando bajar en picado el nivel, no muy alto de natural, del blog?) es importante señalarlo porque os recuerdo que el aceite obstruye las cañerías y aún será peor si usáis el de coco que a no muy bajas temperaturas se solidifica.

Tras deshacerme del aceite simplemente me cepillo la boca con el clásico cepillo de dientes un poco mojado, hago el cepillado habitual que haría si lo usara con pasta de dientes, enjuago con agua y luego uso mi rascador de lengua, si no usáis rascador saltaros ese paso, pero no sabéis lo que os perdéis por no hacerlo, si lo conoces no hay marcha atrás porque deja mucha más sensación de limpieza en la boca.

Si alguien no usa rascador y se siente intrigada os comento que en cualquier farmacia venden rascadores de lengua de colores llamativos, no se el por qué del tema cromático chillón, y duran años y años porque son de plástico rígido que se lava como lo harías con un cubierto. Y no, no sirve usar en la lengua la parte de atrás de esos cepillos dentales que dicen "limpiador de lengua", nada, nada, que ver.

¡Lista la limpieza!. La sensación que me deja el aceite Ringana en la boca es sumamente refrescante, pero sin ser del tipo menta-agresiva-me-lloran-los-ojos que no soporto, es una sensación de limpieza a fondo y fresca muy agradable.

Me gusta mucho la experiencia del oil pulling con este aceite y sé que lo voy a seguir usando si bien no descarto probar alguno de otras marcas a base de coco, por pura curiosidad, pero por lo que he visto hasta ahora me convence más el INCI de éste aceite que me parece más completo.

El aceite de Ringana cuesta unos 13€ los 125 ml y yo lo he comprado en la web de Ecofrescura.

Si queréis comprar en Ecofrescura os recomiendo que contactéis con Anna, que gestiona la web, por mail o su cuenta de Instagram porque ofrece la posibilidad de hacer pedidos colectivos y salen más económicos los gastos de envío.






21 comentarios:

  1. De nivel no demasiado alto, nada monada. Me ha gustado mucho el post porque conocía la práctica pero no sabía gran cosa de ella (lo de los veinte minutos me ha matado, mucho mejor el que nos traes tú). De todas formas, no es algo que me plantee ahora, pero ya sabes que me gusta aprender.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es algo al menos a probar una vez 😉. Yo tengo problemas de encías y si esto me ayuda a tener más a raya las bacterias estaré más que contenta.
      Un besote, feliz domingo. Ciao!

      Eliminar
  2. No sabía ni que existía esto de lavarse los dientes con aceite... Primera vez que lo veo. La verdad es que me tiene pinta de que la sensación del aceite en la boca no debe ser muy agradable, pero me ha parecido interesante. ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me temía yo pero nada más lejos de la realidad, no es nada desagradable la sensación, al menos con este aceite.
      Un beso, ciao!

      Eliminar
  3. De momento no me atrae nada, pero me ha gustado mucho leer sobre el tema, y saber que existen también. Me dio mucha curiosidad cuando lo comentaste en IG, gracias por ampliar la información!
    Besotes y a por la semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaaa, parece raro hasta que lo pruebas. Me alegro de que te haya interesado.
      Ciao, besitos

      Eliminar
  4. Si había oído hablar de esto y me intriga pero nose yo...bueno al menos este aceite son 5 minutos que los de 20 ni me lo planteo!!Por cierto...el apunto de "echar" el aceite en papelera o pañuelo es un puntazo que no se me habría ocurrido, bsts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi al principio tampoco, pero tiene toda la lógica, es poco pero si echas todos los días aceite por el desagüe...pues mal
      Besos, ciao!

      Eliminar
  5. Esta mucho mejor lo que nos muestra porque lo de los 20 minutos tira para atrás a cualquiera, ja ja ja


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yo 20 minutos no aguanto ni una mascarilla! 😂
      Besos, ciao!

      Eliminar
  6. Me has dejado con la boca abierta, y no bajas el nivel, jajajaja a mi me daría un asco terrible estar 20 minutos con eso en la boca.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si es tanto por asco como por cansancio...bueno, si, asquete también 😂
      Besitos, ciao!

      Eliminar
  7. Muchisimas gracias por compartirlo Anouk <3
    Otra cosa más que quiero probar.

    Eres genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya conocía el oil pulling, lo que no sabía (como buena adulta joven aprendiendo a ser adulta) ¡es que el aceite atascaba las cañerias! A partir de ahora lo tiraré a la basura... Gracias por la puntualización, y por explicar tu rutina de cuidado bucal. Me has dado alguna idea muy interesante =)

      Hertally's Makeup ~

      Eliminar
    2. Pues sí, las atasca, no tires nunca aceite por el fregadero, el de cocinar sucio lo vas guardando en un tarro de cristal con rosca y luego lo tiras (mejor en recogida de aceite) y el bucal puedes escupirlo en la basura sin más. Ten en cuenta además que aceites como el de coco se vuelven sólidos con apenas 20 grados así que imagina la que puedes liar en una tubería.
      Ciao, besos

      Eliminar
  8. Yo probé este aceite y me gustó mucho pero muchísimas chicas me comentaron que no les gustó nada... Está claro que es diferente a los dentífricos pero a mi me pareció que deja muy buena sensación de limpieza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo he comprado otro a base de coco y nada que ver...me gusta más éste.
      Ciao!

      Eliminar
  9. Leí 20 minutos y me dije ésto no es para mí jaja, pero al seguir leyendo y ver que los ingredientes del aceite que usas son más "amigables" con el sentido del gusto no parece tan loco de usar. En instagram he visto que ahora hay que hacerse la limpieza dental con carbón jaja, creo que hay una tienda aquí que vende el carbón con ese propósito.

    ResponderEliminar
  10. Tu nivel es maravilloso y punto. Yo lo de los 20 minutos no podría, se me revuelve el estómago sólo de pensarlo. Es un método que me llama la atención pero tendría que pensármelo, reconozco que para los dientes soy bastante tradicional. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  11. Uff 20 minutos, madre mía. Yo cuando me pongo el clásico enjuague 1 minuto, ya lo paso mal, jejeje. Por cierto soy Julia de Vidatriz. Muy chulo el blog!

    ResponderEliminar

Espero con ilusión tu comentario, lo leeré encantada y siempre intentaré responderte.
Si quieres que visite tu blog dímelo, puedo acceder por tu perfil, pero por favor no pongas links porque esos comentarios tendré que borrarlos. ¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...