8 jul. 2019

Una explicación


Os debo una disculpa, lo sé y aquí estoy para dárosla: siento no haber publicado nada en las últimas semanas, pero como para casi todo en esta vida, hay una explicación.

26 may. 2019

Kiehl’s Midnight Recovery Botanical Cleansing Oil: aceite limpiador facial


Ya siento que no voy a ser muy original con el post de hoy, pero es que no tengo más remedio que escribirlo porque me remuerde un poco la conciencia el haber puesto (ligeramente) a caldo a esta
marca en muchas ocasiones y de repente haber encontrado un producto que sí me ha gustado.

Hala, ya tenéis dos spoilers: el producto del que hablo hoy me gusta y no soy nada fan de Kiehls y lo segundo se debe a que es una marca a la que considero sobrevalorada, una marca en la que por lo general creo que no tienen justificación sus precios para las fórmulas que se gastan, así que no me llama mucho la atención y no he probado muchas cosas suyas, simplemente no me atrae.

Dicho esto os reconozco que hace unos meses piqué con alguno de sus productos aprovechando uno de sus días de descuentos y entre ellos compré este aceite limpiador en tamaño viaje porque había leído buenas críticas y una loca de los aceites limpiadora como yo no podía dejar de probarlo... y más si no tenía que arriesgar demasiado con el tamaño.
Ahora mismo os cuento mi experiencia con este aceite limpiador facial, indicado para la primera limpieza nocturna. ¡Vamos a ello!

12 may. 2019

Instagram y la diversidad de puntos de vista.

Ya os he comentado en otras ocasiones que desde que estoy en Instagram, aún no hace dos años, a menudo me divierto, a veces me indigno y casi siempre me sorprendo con las peculiariedades de ese ecosistema tan especial y para mí aún lo hace más interesante el cómo va evolucionando con el tiempo. Instagram es un "ecosistema" en constante cambio, lo que ayer era "lo más" hoy ya no interesa, de lo que todo el mundo quería hoy nadie se acuerda, la moda de hace diez minutos hoy es lo peor... y a mi esto me fascina porque me hace reflexionar sobre muchas cosas.

Uno de los objetos de mis últimas reflexiones, que se pueden aplicar a Instagram y a otras redes o incluso a la vida fuera de la www, es si gracias a la facilidad de bloquear a personas, hacer unfollows o simplemente a criticar sin piedad (o directamente atacar)  bajo un cierto anonimato todo lo que no coincide con nuestro pensamiento o creencias, ¿no nos estamos empobreciendo?, ¿no nos estamos autolimitando?, ¿no estamos perdiendo pensamiento crítico?...porque eso es caldo de cultivo para que nos controlen y dominen, para no tener pensamiento propio y para dejarnos llevar.

¿Coincidís conmigo?

28 abr. 2019

Spa Garden Bio Aceite Regenerante Facial


Esto ya ha pasado de castaño a oscuro y me temo que se está convirtiendo en una adicción… sí debo confesar: “Mi nombre es Anouk y soy adicta a los aceites faciales” (todos a coro: “¡¡Anouk, te queremos!!” )

Creo que los aceites faciales (más antiguos que el hilo negro, lo sé) han sido mi gran descubrimiento cosmético de los últimos años, porque yo era de esas que no los usaba pensando que eran “demasiado” para mi piel, que me iban a engrasar, a sacar espinillas, que no eran cómodos… vamos, una serie de topicazos en los que seguro algunas todavía creéis, pero os aseguro que no son ciertos: hasta las pieles más grasas tienen un aceite adecuado para su tipo de piel.

Como os digo ahora soy una adicta y tengo unos cuantos en uso, que voy variando en mi rutina nocturna en función de las necesidades de mi piel o simplemente por su experiencia sensorial.

Efectivamente, los suelo usar sólo de noche aunque a veces en días concretos añado una gota a mi crema hidratante en la rutina de día.

Hoy os traigo mi experiencia con un aceite que me enviaron desde Cosmética Bio para que lo probara, se trata del Spa Garden Bio Aceite Regenerante Facial y ahora os cuento todo sobre él.

14 abr. 2019

Yope Fig Tree Soap: jabón líquido

No suelo escribir demasiado sobre productos de higiene cotidiana, aunque son tan importantes como nuestras cremas, serums o tónicos, siempre digo que a nadie se le ocurre fregar un suelo sin barrerlo antes (éste fue un gran descubrimiento en mi infancia y no se me ha olvidado la frase que me dijeron), no vas a fijar en tu piel los deshechos y suciedad acumulada, antes te ocupas de limpiarla bien ¿verdad?, pues igual es con la cara que con el cuerpo.

En un limpiador corporal, dejando aparte mis pecadillos confesos en marcas de olores espectaculares y formulaciones manifiestamente mejorables, lo que pido es que sea un producto respetuoso con la piel, que no me irrite o me la deje tirante, que sea cómodo y rápido de usar (por las mañanas en la ducha voy volada) y que, además, tenga un olor agradable que haga apetecible su uso. Tampoco suelo gastar un Congo en este tipo de productos, la verdad, no me importa gastar más que en el clásico de supermercado pero no estoy dispuesta a pagarlos a precio de crema facial.

Este jabón de la marca polaca de cosmética natural Yope ha sido un regalo de la Farmacia Alegre Pérez, ojo, no es una colaboración sino un regalo, no me lo han enviado para que os hable de él ni para que les mencione a ellos, pero sabéis que yo prefiero ser transparente y por eso os cuento quien me lo ha regalado… y a continuación os voy a contar mi experiencia con él, ¡adelante!.